9

Consecuencias inmediatas de beber refresco

Descubre qué le pasa a tu cuerpo en una hora POR:
Última actualización:
Lorena Ramírez

Lorena Ramírez | editor

Comunicóloga por la Ibero. Disfruta de su soledad pero aprecia la buena compañía. Su perro se llama bolillo, y le encanta ser una pueblerina en la ciudad. 

Es muy simple: no tomes refresco de cola si quieres estar saludable. Claro, es más fácil decirlo que hacerlo. Pero quizá si supiéramos lo qué esta bebida le provoca a nuestro cuerpo, lo pensaríamos dos veces. El gran problema es la cantidad de azúcar que tiene el refresco.


Las invito a conocer las consecuencias de beber refresco de cola.


10 minutos: 10 cucharadas de azúcar llegan de golpe a tu cuerpo, esto es el 100% de ingesta diaria recomendada. La abrumadora dulzura no te hace vomitar por que los ácidos fosfóricos cortan el sabor, lo que te permite mantener el refresco en el estómago.

 

20 minutos: Los niveles de azúcar en tu sangre se disparan, lo que provoca una liberación de insulina. Tu hígado reacciona y convierte toda esa azúcar en grasa.


40 minutos: La absorción de cafeína se completa. Tus pupilas se dilatan, tu presión sanguínea aumenta y  como respuesta tu hígado libera más azúcar a la sangre. Los receptores de adenosina en tu cerebro están completamente bloqueados y así previenen el sueño.

 

stk74560cor.jpg


45 minutos: Tu cuerpo aumenta la producción de dopamina lo que estimula los centros de placer en el cerebro. Esto funciona igual que lo hace la heroína.


60 minutos: Los ácidos fosfóricos juntan calcio, magnesio y zinc en tu intestino, lo que provoca otro boost en tu metabolismo. Esto se logra a las grandes dosis de azúcar y endulzantes artificiales, lo que a su vez incrementa la excreción urinaria de calcio.


Después de 60 minutos: Las propiedades diuréticas de la cafeína entran en juego, así que tendrás que orinar. Es seguro que evacuarás el conjunto de calcio, magnesio y zinc, que se suponía tenía que ir a tus huesos y también eliminarás sodio, electrolitos y agua.


Una vez que la fiesta en tu cuerpo comienza a decaer, tu cuerpo empezará a tener un desplome de azúcar. Te empezarás a sentir irritable o muy cansada. Para este momento ya habrás desechado toda el agua que estaba en el refresco y junto con ella, los nutrientes que tu cuerpo usa para funciones como hidratarse o hacer más fuertes los huesos.


Esta es sólo una pequeña explicación de la avalancha de destrucción que podemos provocar con una sola lata de refresco. Ahora imagina que lo tomas todos los días, semana tras semana…definitivamente no es algo bueno. No lo niego, hay días que se me hace agua la boca por un refresco de cola en lata muy frío. Pero es importante saber las consecuencias de nuestras decisiones y tratar de compensar nuestro cuerpo por las subidas y caídas que le provocamos.


¿A ustedes les gusta el refresco? Cuéntenos en la parte de abajo.

¿Qué piensas?
Lo que pasa en la Red