13

¿Qué estaba buscando?

Por qué se nos olvidan las cosas POR:
Última actualización:
Susana Miyar

Susana Miyar | editor

Editora de ActitudFEM, surfista profesional (del Internet) y cocinera de closet. Especialista en datos curiosos, zombies y cultura pop.

No sé a ustedes, pero uno de los momentos más frustrantes de mi día es cuando entro a una habitación buscando algún objeto y mágicamente se me olvida qué era lo que quería agarrar.

 

Puedo pasar minutos enteros parada en medio de la habitación tratando de hacer memora, ¿por qué venía? Incluso intento regresar a la habitación en la que estaba antes para ver si así regresa esa idea.

Si a ti también te pasa no te asustes, no estás perdiendo la memoria. El profesor de psicología de la Universidad de Notre Dame, Gabriel Radvansky, encontró una explicación que te dejará pasmada. El problema es la puerta.

 

“Entrar o salir de una habitación por una puerta funciona como el ‘borde’ de un evento en la mente, que separa episodios de actividad y los guarda en la memoria. Recordar la decisión o actividad realizada en otra habitación es difícil porque ha sido compartimentalizada”. Explicó el profesor.

El estudio publicado en el Quarterly Journal of Experimental Psychology consistió en 3 diferentes experimentos realizados con estudiantes de la universidad.

 

En el primero, los sujetos usaron un ambiente virtual para ir de una habitación a otra, seleccionando objetos en una mesa e intercambiándolos por otros. Hicieron el mismo ejercicio moviendo objetos dentro de la misma habitación, sin pasar por una puerta. Radvansky descubrió que los sujetos olvidan los objetos más fácilmente si pasan por una puerta, aún si dicha puerta es virtual. Es más difícil recordar las decisiones hechas en otra habitación.

En el segundo experimento, se le pidió a los sujetos que escondieran en cajas objetos seleccionados de una mesa. Después se les pidió que se desplazaran al otro lado de la habitación, o que recorrieran la misma distancia pero pasando por una puerta. Los resultados fueron similares a los obtenidos en el mundo virtual: pasar por una puerta disminuyó la memoria de los participantes.

 

Para el tercer experimento se les pidió a los participantes que pasaran por varias puertas hasta regresar a la habitación original, esto para comprobar si era la puerta física o el cambio de ambiente lo que afectaba a la memoria. Los participantes olvidaron de igual manera la información que habían recibido, aún cuando estaban en la misma habitación en la que habían comenzado. Con esto comprobaron que es la puerta lo que provoca que la información sea “archivada” en el cerebro.

 

Pero existe una manera de evitar este problema. Ahora que ya sabes que son las puertas lo que provoca la pérdida de información, simplemente tienes que recordarte a ti misma qué vas a buscar mientras pasas bajo el marco. De esta manera la memoria se quedará contigo.
 

¿Qué piensas?
Videos recomendados
Lo que pasa en la Red