5 tips para pasear con tu perro

POR:
Haz que los paseos con
Tamaño de texto A+ A-

5 tips para pasear con tu perro

Todos sabemos lo necesario que son los paseos para la salud física y psicológica de nuestros perros. Pero lo que a veces desconocemos o no valoramos en su justa dimensión, es que podemos aprovechar estas caminatas para relajarnos, estrechar lazos de amistad, jugar con nuestra mascota y hacer ejercicio.


En ActitudFem te damos cinco consejos para disfrutar de un paseo con tu “mejor amigo”:

 

1. Enseñar al perro a caminar con correa.

 

Un perro que sepa caminar con la correa por la calle convertirá los paseos con sus dueños en momentos de relajación y disfrute, en lugar de un motivo de estrés. Por ello, es importante educar y enseñar al perro desde cachorro a caminar de manera correcta con sus dueños por la calle. Además, ayuda a evitar problemas con otras personas. Respetar esta pauta es una de las claves que se deben tener en cuenta para disfrutar de las caminatas al aire libre con el can. Además, hay que ser siempre tolerantes con quienes tienen miedo a los animales o no les gustan.

 

perro1.jpg

 

2. Recoger los excrementos del animal.

 

Las bolsas para recoger los excrementos del perro no deben faltar en el momento del paseo. De nuestro civismo depende la opinión de otras personas sobre los perros y sus dueños. La vía pública debe quedar limpia tras el paso de nuestro animal. De esta manera, evitaremos accidentes a los otros paseantes y no colaboraremos en que la calle esté sucia y se convierta en un foco de bacterias. 

 

3. Escoger la mejor hora para el paseo.

 

Los paseos matutinos ayudan al animal a estirar los músculos. Los perros deben pasear tres veces al día. Lo idóneo es repartir las salidas entre la mañana, la tarde y la noche. Sin embargo, hay momentos más indicados para pasear con nuestro amigo: por la mañana temprano y tras las horas de descanso, para estirar los músculos; después de comer, para favorecer una buena digestión (con un margen de unos 20 minutos tras la comida); así como al final del día -antes de dormir-, para ir relajados a la cama.

 

La época del año en que nos encontremos también es importante. En época de calor es preferible evitar el paseo durante las horas más calientes, mientras que en invierno hay que hacer lo contrario: aprovechar las horas de más sol. En cualquier caso, y con las precauciones mencionadas, los paseos largos serán un regalo para el animal porque está en su naturaleza corretear, olisquear y caminar con libertad. Por ello, siempre que sea posible, hay que hacer una escapada a zonas tranquilas y solitarias. El sitio apropiado es el campo o la montaña, para dejar que el perro corra. Toma en cuenta que ciertas razas necesitan paseos más largos para mantenerse en forma. Un dueño responsable debe cubrir las necesidades de su perro en este sentido.

 

4. La importancia de educar al perro para pasear.

 

El animal debe estar bien educado para que acuda a la llamada de sus dueños, no se escape y no se pelee con otros perros. Cuando un perro se encuentra con otros animales, es habitual que se produzcan conflictos, casi siempre, debidos a su sentido de la territorialidad. Estas peleas son peligrosas porque pueden provocar heridas de gravedad. Por ello, el perro siempre debe estar supervisado durante el paseo por los dueños. Aunque el perro sea obediente y tranquilo con las personas, puede mostrarse agresivo frente a otros animales.

 

perro2.jpg

 

5. Encajar la agenda con las necesidades del perro.

 

Un aspecto fundamental antes de adoptar o adquirir un perrito es calcular la cantidad de tiempo del que se dispone. Si se cuenta con una agenda muy apretada, puede ser mejor no tener un perro en casa. Los paseadores y cuidadores profesionales de animales también pueden ayudar. En cualquier caso, el bienestar del perro depende del tiempo que sus dueños tengan para cuidarlo. Y una de las actividades a la que hay que dedicar más tiempo son los paseos.

 

Recuerda que la descoordinación con el perro en el momento de pasear y los tirones de la correa pueden convertir la caminata en una carrera de obstáculos, que impida disfrutar tanto al dueño como al animal de un buen momento.

Estudió periodismo y comunicación en la UNAM. Desde hace 6 años vive en Madrid y ha colaborado en distintos medios. Disfruta de las 3 Bs: buena lectura, buena comida y buenos amigos.

Síguela en Facebook y en el blog: andanzas-laureadas.blogspot.com.