4

Cuando duele hacerlo

¿Sufres de dolor coital? Todo lo que necesitas saber de la dispareunia
4
¿Sufres de dolor coital? Todo lo que necesitas saber de la dispareunia
POR: Última actualización:
Helena Lebrija

Helena Lebrija | colaborador

Colaboradora de ActitudFEM, psicóloga clínica dedicada al área emocional de las personas. Apasionada de temas como la pareja,  sexualidad, dependencia, autoestima y duelos. Promueve el cambio en uno mismo como consecuencia para estar bien con los demás.  Convencida que uno logra encontrar sentido a su vida cuando le permite ofrecer sentido a la vida de los demás.

“Realmente no sé qué me pasa. Cuando estoy con mi pareja y tengo relaciones sexuales me duele mucho. Es un dolor muy incómodo… como si fuera arriba en la vejiga o algo parecido. Me lastima mucho y no lo disfruto. Es una situación que está afectando mi intimidad.”


Según la National Health and Social Life Survey 15% de las mujeres sufren de penetraciones dolorosas. Preocupante, ¿no creen?


Se habla de dispareunia o dolor coital cuando existe incomodidad física al tener relaciones sexuales. ¡Ojo! No se refiere a la primera relación sexual de la mujer ya que esto es algo desconocido para los músculos de la vagina, y puede existir dolor al haber penetración por primera vez al romperse el himen.


Para todas las lectoras de ActitudFEM que sufren estas situaciones les dejamos los siguientes tips:


Descarta lo físico


Acude con tu ginecólogo. Lo más importante es saber que no tienes una infección en el área genital o alguna inflamación.


Menopausia


Si te encuentras entre la década de los 40-50 puedes estar experimentando muchos cambios hormonales. Ciclos irregulares, resequedad vaginal o pérdida de la libido que puedan provocar que no disfrutes tu intimidad. Acércate a tu médico para que te ayude a tener a regular tus síntomas.


Condón


¿Cuándo utilizas condón sientes mucha irritación? Hay personas alérgicas al látex: irritación, ardor genital, inflamación o infección vaginal. ¡Busca otra alternativa!


Pastillas anticonceptivas


¿Has notados cambios en tu intimidad desde que utilizas pastillas anticonceptivas? Aunque no lo creas algunas pueden provocar falta de lubricación, sequedad en las paredes vaginales e irritaciones. ¡No te auto recetes!


Sequedad Vaginal


Puede suceder como consecuencia de alteraciones en los niveles hormonales de la mujer, algún medicamento (antidepresivos, pastillas anticonceptivas) o simplemente situaciones de estrés o ansiedad por las que estés atravesando. ¡Utiliza lubricantes artificiales!


Parto


Cuando existe parto natural y llegan a coser mal  o se quedó algún tejido suelto pueden existir infecciones y mucho dolor al tratar de tener relaciones sexuales. Después de 4 meses del parto no debe haber dolor, si sí, ve con el médico.


Situaciones emocionales


¿Te sientes con poca energía sexual? ¿Estás pasando por situaciones de estrés, angustia o depresión? Es común que las alteraciones emocionales lleguen a afectar tu respuesta sexual. Como consecuencia: hay disminución de la libido y resequedad vaginal lo que ocasiona dolor coital.


Ansiedad


Puede existir debido a varios motivos: miedo a quedar embarazada, incomodidad propia al sentirse inexperta respecto a la sexualidad, sentimientos de culpabilidad en el caso de ser una relación prematrimonial (valores, creencias religiosas) o miedo a contraer una enfermedad de transmisión sexual.


Traumas sexuales


Cuando existe alguna violación o abuso sexual durante la niñez puede haber repercusiones en la sexualidad. Al momento de estar con tu pareja, el acto sexual se puede asociar con lo que viviste.  Automáticamente tu cuerpo recibe una señal de protección y rechazo. Se cierran las paredes vaginales, hay espasmos, no hay lubricación y comienza el dolor. 


Temor al tamaño del pene


Algunas mujeres temen no poder distender sus vaginas para acomodar el pene. El miedo a la relación sexual hace que se contraigan los músculos de la vagina de manera automática lo que produce mayor resistencia a que entre el pene y viene el dolor. La vagina es lo suficientemente elástica como para recibirlo, ¡no te preocupes!


Aprende a relajarte


Asegúrate de tener un método de protección confiable para que no estés preocupada del embarazo y disfrutes el sexo. Háganse preguntas, relájense, ríanse y disfrútense mutuamente. No tengan en mente llegar al orgasmo sino sentirse uno al otro. ¡Ayudará a que te lubriques y te excites!

4
¿Qué piensas?
Lo que pasa en la Red
No te pierdas