2

Cuando tu chico ve pornografía

Lo normal, lo alarmante y lo que podemos hacer al respecto POR:
Última actualización:
Susana Miyar

Susana Miyar | editor

Editora de ActitudFEM, surfista profesional (del Internet) y cocinera de closet. Especialista en datos curiosos, zombies y cultura pop.

Todos los hombres ven pornografía. No estamos adivinando, este dato lo obtuvimos de un estudio realizado en Canadá en el que trataron de comparar la información de los hombres que tenían este hábito y los que no, y no encontraron a un solo chico que no lo hiciera.

 

De acuerdo con Adult Video News, el 71% de las personas que ven pornografías son hombres solos (al momento de verlo, no solteros), el 19% son parejas heterosexuales, 7% parejas de hombres homosexuales y 2% mujeres.

 

De ese 71% los hombres solteros son los mayores consumidores. El mismo estudio canadiense indicó que quienes no están en una relación ven en promedio 40 minutos de pornografía 3 veces por semana, mientras que los hombres en relaciones estables lo hacen sólo 1.7 veces por semana y por 20 minutos a la vez. Aunque estos números pueden sonar un poco altos, lo que estábamos buscando cuando nos topamos este estudio era cuántos hombres en relaciones estables recurren de vez en cuando a la pornografía.

 

Mientras investigábamos descubrimos muchas historias de mujeres que revisando el historial de sus computadoras descubrieron este hábito de sus parejas. La mayoría de las chicas describieron sentirse traicionadas, casi como si fuera una infidelidad, y fue un golpe fuerte para su autoestima descubrir que sus esposos se masturban con imágenes de chicas jóvenes y delgadas (algo que parece resaltar las inseguridades personales).

 

Este parece ser el peligro más grande de la pornografía, pero aunque no podemos encontrar un estudio concreto que nos diga si realmente es dañino para una relación, podemos inferir por los números y porcentajes que es algo muy común.

 

Platicando con otros editores descubrimos que los hombres son muy visuales. Una de las quejas más recurrente entre los chicos es que la mayoría de las mujeres les piden que apaguen la luz durante el sexo, pero a ellos les excita ver a sus parejas. Por eso disfrutan de ver pornografía y continúan haciéndolo aún cuando tienen una pareja estable.

 

Si descubres que tu pareja tiene este hábito, no te asustes. Mejor toma en cuenta estos tips para mejorar tu vida sexual (más adelante te daremos sugerencias para situaciones en las que sí es problema).

 

1. Habla con él

 

Debemos advertirte que a muchos chicos no les encanta tocar el tema. La masturbación aún es un tabú y se pueden sentir avergonzados de platicar esto contigo. No lo acuses, no lo regañes, con tono pícaro pregúntale qué es lo que le gusta de la pornografía o qué es lo que más busca en Internet. Si es algo que crees que puedes intentar con él, ¡no lo dudes!

 

Para los chicos que no tienen un problema de adicción con la pornografía, esta es una forma de diversión, no un escape ni algo aspiracional. Ellos no buscan un cuerpo esquelético que se contorsione bajo las sábanas en la vida real, sólo buscan estimulación visual.

 

2. Vela con él

 

Analiza qué tipo de pornografía te gustaría ver, y descubre si tienen algo en común con lo que él disfruta. ¡No tengas miedo de ver este tipo de videos con él!

 

3. Encuentra tu propio beneficio

 

Hablar de pornografía con tu pareja puede dar paso al diálogo de otros temas sexuales que normalmente no tocas. ¿Hay una posición que odias o algo que te gustaría intentar? Este es el momento perfecto para decírselo.

 

Cuando tal vez debas preocuparte…

 

Aunque la masturbación y la pornografía son comunes y no creemos que debas sentirte como que tu  marido te es infiel cuando ve este tipo de imágenes, hay ocasiones en las que creemos que es importante que tengas más cuidado.

 

Si bien la pornografía que existe en Internet es generalmente creada para hombres y ciertamente se puede considerar como una forma de sexismo por la manera en la que se trata a las mujeres, el verdadero problema lo vemos cuando tu pareja tiene gustos que a ti te parecen ofensivos.

 

Por ejemplo, la coprofília (sexo que involucra heces). Tal vez podrías considerarlo como algo desagradable (aunque también debemos considerar que muchas veces es el morbo lo que los hace ver este tipo de videos) pero encontrarte algo más serio (como pornografía infantil o violencia gráfica hacia las mujeres) es de cuidado y tal vez requieras de la intervención de un experto.

 

Lo más importante es que comprendamos que no es un ataque directo a nosotras ni a nuestro cuerpo, y probablemente no tenga que ver con nuestra vida sexual. Sin embargo, si has notado un incremento en su hábito y ha disminuido la frecuencia con la que tienen relaciones sexuales puede ser indicador de un problema en la relación. Recuerda que el diálogo en las relaciones es lo más importante, y no tengas miedo de pedir ayuda profesional si lo crees necesario.

 

¿Crees que los hombres casados no deberían ver pornografía?

 

 

¿Qué piensas?
Lo que pasa en la Red