24

7 tips para evitar la flacidez de los senos

Aprende a mimar tus senos para enaltecer su belleza y tonicidad
24
Aprende a mimar tus senos para enaltecer su belleza y tonicidad
POR: Última actualización:
Laura Martínez Alarcón

Laura Martínez Alarcón | colaborador

Los senos de una mujer son un sello de identidad. No solo nutren a los hijos, también seducen a la otra mitad del género humano. Son la esencia de la feminidad. Y, sin embargo, solemos no darles el cuidado ni la atención que merecen. Hay que estar pendientes de ellos para enaltecer su belleza y tonicidad, pero, sobre todo, para que estén sanos.

 

En ActitudFem te ofrecemos algunos consejos y recomendaciones para que aprendas a mimar tus senos.

 

7 consejos para evitar la flacidez de los pechos

Al estar conformados de grasa, tejido mamario glandular y piel, los senos varían con el paso del tiempo. El ejercicio físico contribuye a tonificarlos y a que no acumulen demasiada adiposidad o flacidez; sin embargo, hay algunos consejos que también permiten retardar los efectos de la edad, por ejemplo:

 

1. Conserva un peso corporal constante 

 

¡Muy importante! La piel de los senos es muy delgada y sensible y ante el aumento de peso puede abrir surcos que al adelgazar se harán muy visibles en forma de estrías. El embarazo y la lactancia son procesos que debes tener en cuenta en el cuidado de los senos.

 

2. Mantén la espalda recta 

 

Esto también obliga a mantener el pecho erecto, una postura mucho más natural, atractiva y seductora. Si haces Pilates, aprenderás a mejorar tu postura.

 

3. Usa el brasier correcto 

 

¡No escatimes en comprar ropa interior de calidad! Si tus pechos son voluminosos y pesan, úsalos ajustados, pero no apretados, y recurre a las copas grandes (en el mercado mexicano ya puedes encontrar copas especiales). En cambio si son pequeños, es recomendable usar sostenes con relleno para mejorar su apariencia.

 

4. No te preocupes por la sensibilidad

 

Algunas mujeres cuando están menstruando, embarazadas o lactando sienten los pechos hipersensibles o cargados. Esto es natural y no debe preocuparte más de la cuenta pues es solo el resultado de la acción de ciertas hormonas femeninas.

 

5. Usa bras especiales para ejercitarte

 

Si haces ejercicio, es aconsejable usar sujetadores cómodos, especialmente diseñados para hacer deporte, que amortiguan los movimientos bruscos y que también funcionan como una barrera protectora contra la hipersensibilidad.

 

6. Evita el agua caliente

 

Cuando te bañes, evita el agua caliente sobre los senos y, si no te atreves y no te desagrada demasiado, termina aplicando agua fría sobre ellos.

 

7. Aplica masajes y cremas 

 

Cualquier parte del cuerpo agradece mimos y cuidados. El masaje es uno de los más efectivos en este sentido por lo que cada noche, antes de acostarte, podrías dedicarle unos minutos a tus pechos. Coloca una mano bajo tu cabeza y con la otra aplica crema hidratante -con elastina mejor- sobre el seno contrario.

 

Usa movimientos ascendentes de la aureola hacia afuera, dibujando sucesivos 8. Es aconsejable que este masaje sea mucho más superficial en los días de la menstruación y que profundices en los días posteriores para que, de paso, realices un auto-examen de mama. Recuerda que éste es esencial en la detección precoz del cáncer de mama.

 

 

Muchos ginecólogos aconsejan que, a partir de los 40 años, te realices una mamografía; algunos la recomiendan una vez al año, otros cada 2 o 3, dependiendo muchas veces de los antecedentes familiares. Sin embargo, aunque no hayas cumplido esta edad, existen pautas básicas que debes conocer para cuidar la salud de tus senos y prevenir enfermedades.

 

Asimismo, debes saber que, de acuerdo con el Dr. Jaime de la Garza Salazar, investigador del Instituto Nacional de Cancerología, en los últimos seis años el cáncer de mama se ha incrementado 28% y las mexicanas lo padecen 10 años antes que las mujeres de países desarrollados. La buena noticia es que México ya cuenta con un método más exacto de detección del tumor, denominado PET o PEM, único en Latinoamérica, que permite obtener un mejor diagnóstico.

 

  • Practica el auto-examen mensual: De cada 100 casos de cáncer mamario, en más de 80 fueron las propias mujeres quienes descubrieron el primer signo o síntoma de sospecha. Gracias a este examen te familiarizas con tus senos y esto te ayuda a descubrir cualquier cambio. Todas las mujeres debemos examinarnos a partir del quinto día de la menstruación. Si ya no menstrúas, fija un día al mes para hacerlo.¿Qué es lo que buscarás en la auto-exploración?
  • Hinchazón
  • presencia de una “bolita” o área dura
  • irritación o hundimiento de la piel
  • dolor o cambio de color del pezón
  • enrojecimiento de la piel
  • costras o heridas en pezón o piel
  • cualquier secreción diferente de la leche, en especial si es de color rojizo o café rojizo.
  • Si notas cualquiera de estos signos o síntomas, debes acudir de inmediato con tu médico. La mayoría de las veces no es cáncer, pero no es bueno confiarse. Saber qué tienes te hará sentir tranquila.
  • En la visita con tu ginecólogo/a se te debe practicar una exploración clínica. Aunque se parece al auto-examen, los médicos abundan más en determinadas zonas de los senos. Se recomienda hacerla cada dos años, entre los 20 y los 30 años de edad, y anualmente a partir de los 31. Para realizar el examen, necesitas descubrirte de la cintura hacia arriba y el médico utiliza sus dedos para palpar los senos. Le dará especial atención a la forma y la textura, así como a la presencia de cualquier “bulto” o “bolita”. También examinará el área de las axilas.
  • Si el especialista te lo indica, hazte una mamografía. Este examen es muy valioso para descartar la presencia de cáncer de mama. Por lo general, este tipo de cáncer no produce dolor ni signos; además los tumores pequeños son muy difíciles de percibir con el auto-examen o la exploración clínica, pero la mamografía sí es capaz de detectarlos. Dado que cada mujer es diferente, tu médico/a te indicará cuándo debes hacértela. En general se recomienda:
  • Realizar la primera entre los 35 y 39 años
  • Cada 1 ó 2 años, entre los 40 y 49
  • Cada año a partir de los 50 años.

 

Aprende a mimar tus senos y dar lo mejor de ti a tus seres queridos.
 

24
¿Qué piensas?

No te pierdas